Comer pulpo embarazada, ¿se puede o no se puede?

Descubre si puedes comer pulpo embarazada

Durante la etapa del embarazo las mujeres se preocupan más de su alimentación. Son muchos los alimentos que se consideran vetados durante esta etapa, como por ejemplo, determinados tipos de queso delicatessen, pescados o embutidos.

Es difícil recordar la lista de productos gourmet no recomendados durante esta etapa, como por ejemplo, ¿puedo comer pulpo embarazada? o ¿puedo comer queso embarazada? Existe una línea de pensamiento común a la hora de determinar qué alimentos no consumir: aquellos poco cocinados o crudos, y aquellos que no se encuentren pasteurizados. Partiendo de esta premisa, hoy hablaremos del consumo de pescados o mariscos durante el embarazo, en concreto de comer pulpo embarazada o no.

¿Se puede comer pulpo embarazada?

La idea fundamental es tener en cuenta en este tipo de alimentos el grado de cocción de los mismos, ya que estos pueden contener anisakis en su estado natural. Por tanto, te aconsejamos que no tomes pescado crudo si comes fuera de casa y si lo compras para prepararlo en tu hogar, que haya estado en el congelador por lo menos 48 horas antes de su consumo.

A la hora de cocinarlo tendrás que lograr que el pescado se acerque lo más posible al blanco leche, y que esté lo suficientemente blando como para deshacerlo con el tenedor. Los pescados recomendados en este caso son: la dorada, la lubina o el besugo.

En el tema mariscos, hay que tener especial cuidado con las ostras, las almejas o los mejillones, por el grado de cocción al que han estado cocinados. En cuanto al pulpo, descartaremos este alimento, si su elaboración se ha basado en ahumarlo, marinarlo, salarlo o cocinarlo en vinagre. Si por el contrario, ha sido cocido o braseado, no deberíamos resistirnos a su excelente sabor, y podríamos comer pulpo embarazada.

En cuanto a pescados y mariscos que deberíamos evitar, se descartan en primer lugar, todo tipo de pescados crudos (evita comer sushi durante el embarazo). En segundo lugar, se evitarán las variedades de pescado que incorporen altos niveles de metilmercurio, por resultar altamente nocivos para las madres y los niños. Estos son: atún rojo, emperador, pez espada, caballa o el tiburón.

Estos pescados se recomiendan evitarlos a toda costa durante el embarazo. Si no sabes exactamente qué pescados llevan más e menos nivel de metilmercurio, déjate guiar por el tamaño. Los más pequeños, como la anguila, el salmonete o el boquerón, llevarán menos nivel de mercurio que pescados más grandes, anteriormente nombrados.

El lado positivo del pescado

Aunque hayamos visto determinados aspectos negativos del pescado y cuándo no comer pulpo embarazada, es importante destacar el lado bueno de los mismos, y es que estos, se consideran una fuente rica en Omega-3, el cual reduce el nivel de colesterol, mejora las funciones cardiacas, aporta calcio, hierro…etc. y en resumen, se considera una fuente fundamental de bienestar para el embarazo.

Otros hábitos saludables durante el embarazo

Una vez tratado el tema alimentación, queremos daros a conocer otros hábitos saludables que deberías llevar a cabo durante tu embarazo, como por ejemplo, tomar suplementos de yodo y acido fólico, o mantener un peso adecuado, recomendándose un aumento de peso que oscile entre los seis y doce kilos.

Recuerda que en nuestra tienda de productos gourmet y dentro de nuestros regalos gourmet puedes encontrar diferentes alimentos de gran calidad y aptos para mujeres embarazadas, como el Regalo Gourmet Embarazo Feliz.


Productos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *