¿Se puede comer jamón ibérico durante el embarazo?

Comer jamón ibérico durante el embarazo es posible o no

Se trata de uno de los grandes interrogantes que surgen cuando hablamos de la alimentación de las embarazadas: comer jamón ibérico durante el embarazo, ¿sí o no? La respuesta es afirmativa y a continuación te detallamos el porqué. De hecho, aunque hace unos años podía tener sentido esta afirmación, hoy día se ha convertido en uno de los mitos de la alimentación.

Comer jamón ibérico durante el embarazo, ¿causa toxiplasmosis?

Durante años, la causante de que se desaconsejara comer jamón ibérico durante el embarazo era la toxiplasmosis. Se trata de una enfermedad que en adultos es muy difícil de identificar si no es con un análisis de sangre, pero que en los fetos puede tener graves consecuencias. Es una enfermedad que se transmite a través de un parásito presente en carnes crudas infectadas, al igual que agua, frutas o verduras contaminadas. De hecho, junto a otros alimentos como el pulpo o los mariscos, el maón y los embutidos han sido los primeros alimentos en prohibirse durante el embarazo.

Esta enfermedad estaba muy presente en determinadas carnes hace unas décadas, pero en la actualidad la carne de cerdo que puede contenerla es prácticamente inexistente. De cualquier modo, el mecanismo para eliminar la toxiplamosis del alimento es que esta haya sido tratada o cocinada. Es el caso del jamón ibérico, que no debemos olvidar que durante su proceso de elaboración se llevan diferentes etapas como el salado o el curado. Esta es la razón principal por la que sí se puede comer jamón ibérico durante el embarazo.

De hecho, el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (Teica) publicó recientemente un estudio en el que aseguraba que el jamón ibérico no puede contener toxiplasmosis gracias a su largo proceso de curación.

Sin embargo, entendemos que cuando se trata de la alimentación durante el embarazo cualquier precaución es poca, y si quieres estar al 200% segura, te recomendamos congelar el jamón ibérico durante al menos 48 horas y después descongelarlo y consumirlo. Es lo que recomienda La Asociación española de Pediatría, que asegura que el parásito desaparece completamente con temperaturas inferiores a los -20 grados centígrados y así podrás comer jamón durante el embarazo sin preocuparte.

Para evitar contraer toxiplasmosis no solo deberás tener cuidado con el consumo de carnes crudas o no tratadas, sino que también tendrás que evitar el consumo de huevos crudos o productos con leche no pasteurizada, así como pelar y lavar bien las frutas y verduras antes de tomarlas.

En nuestra tienda de productos gourmet, además de encontrar un exquisito jamón ibérico, podrás encontrar otras delicias que podrás consumir durante estos nueve meses, como el Regalo Gourmet Embarazo Feliz. Simplemente con que tengas presentes las recomendaciones del pediatra en materia de alimentación, podrás disfrutar de la mejor gastronomía y continuar viviendo experiencias gourmet únicas.

Imagen | bellezapura


Productos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *